CARRIE, EL ROSTRO DE LEIA. LEIA, EL ÁLTER EGO DE CARRIE

Por Manuel Estévez

@Sonoadicto

Leia Organa representaba el sacrificio, el compromiso y el poder femenino en la trilogía original de La Guerra de las galaxias. Su origen real fue oculto gran parte de la película; hija secreta de Anakin Skywalker fue adoptada por el senador Bail Organa y su esposa para ser princesa y senadora de Alderaan. Este planeta fue destruido junto con todos sus habitantes ante sus ojos por la Estrella de la muerte mientras era torturada para que revelara la ubicación de la base de la Alianza rebelde. Leia resistió todo tipo de suplicios y nunca habló.

La princesa Leia se mantuvo como casi la única mujer en las tres películas. La senadora y líder de la Alianza Mon Mothma, la bailarina Oola y la tía Berú fueron los otros personajes femeninos que aparecieron, estas con una mínima relevancia en la historia. Leia representaba a millones de niñas y adolescentes como una princesa en apuros que con tenacidad y valentía lograba solucionar sus problemas.

Siempre vestida de blanco y muy cubierta, sorprendió a los seguidores de la saga con su bikini de esclava de Jabba en El Regreso del Jedi. Tras ser capturada tratando de salvar a Han Solo, Leia fue vestida como las bailarinas del templo y encadenada al trono del desagradable gangster. Nadie se imaginaba que la Senadora tuviera tal figura y esto sedujo aun más al público masculino. La princesa guerrera también podía ser una sensual mujer. En contrapeso a este estereotipo, Leia esperó a que se iniciara la batalla en el mar de dunas y asesinó a Jabba ahorcándolo con la misma cadena con que este la ataba. Princesa seductora pero también letal.

Luego vinieron su participación en la batalla de Endor, la destrucción de la segunda Estrella de la muerte, la retoma de los lugares que aun continuaban siendo controlados por el Imperio, su relación con Han Solo, el nacimiento de su hijo y finalmente su nombramiento como máximo líder de la resistencia contra La Nueva Orden, un grupo militar nacido de lo que quedaba del Imperio Galáctico.

Carrie Fisher, la actriz que la representó, falleció tras una complicación cardíaca en un avión cuando viajaba a Londres a promover su libro La Princesa diairista. Nació en un hogar de Hollywood conformado por Eddie Fisher y Debby Reynolds. A sus diecinueve años fue escogida por George Lucas para representar a Leia. A pesar de ser conflictiva, muchas veces no discutió las decisiones del director por temor a que la despidieran. Tuvo mucho problemas personales relacionados con su adicción a las drogas y el alcohol, posteriormente fue diagnosticada con trastorno bipolar. Tuvo roles secundarios en películas importantes como Hannah y su hermanas (Woody Allen) y When Sally meet Harry (Rob Reiner). Su vida sentimental incluyó dos matrimonios, uno con el músico Paul Simon, y el otro con el agente del espectáculo Bryan Lourd, de este último le quedó su única hija. Carrie era escritora y publicó varias novelas. Su libro casi autobiográfico Postales desde el filo fue llevado al cine por Mike Nichols. También incursionó en la comedia con monólogos en los cuales no temía hablar de su complicada vida, incluso eran el motor de los mismos.

Parece que la vida del personaje y la actriz no tienen nada en común. Una Senadora miembro de una familia real, estricta, sacrificada y con ideales revolucionarios contra una actriz californiana, caprichosa, alcohólica y sin demasiada figuración fuera de La Guerra de las galaxias. Sin embargo, las dos tuvieron que soportar el peso de grandes cargas desde jóvenes, en el caso de Carrie le llegó como algo sorpresivo. Eran casi adolescentes en un mundo dominado por hombres y estereotipado para ellos. Leia borraba la imagen de la princesa desvalida y quizá Carrie era la que se desmoronaba cuando el día acababa. Ambas tuvieron un romance con Han Solo/Harrison Ford. Seguramente le fue mejor a Carrie con su heredera, la actriz Billie Lourd. Ben, el hijo de Leia, se convirtió en un parricida, inestable y fastidioso villano galáctico.

Ambas idealizadas, ambas fallidas de cierta manera. Le entregaron su vida a la galaxia, una para defenderla y la otra para perpetuar al personaje que la defendiera, probablemente en esa gratitud/odio que sienten los artistas cuando quedan irremediablemente atrapados y encasillados en un papel o canción.

Ya se especula en internet con que Leia va a reencarnar en un personaje interpretado por Laura Dern para continuar su participación en la saga de Star Wars. Incluso la podrían representar usando un truco tecnológico o precipitar una muerte prematura. Real, digital o reencarnada Leia brindó esperanza a una galaxia, a un género y a millones de mujeres en todo el mundo. Carrie Fisher fue la encargada de ser un símbolo y hoy lamentamos su muerte, sin juzgar lo que fue o no en su vida. Siempre será nuestra princesa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s