DANIEL MELERO, AMANTE DE LA MÚSICA Y EL SONIDO

daniel-melero

Por Manuel Estévez

@Sonoadicto

Hace 30 años Daniel Melero empezó a trabajar con los Encargados, banda considerada pionera del techno en Argentina. Luego de eso vinieron hitos como sus discos junto a Soda Stereo, Gustavo Cerati, Babasónicos y Los Brujos. Es un amante del sonido y la música que busca factores apasionados en cada uno de los trabajos en que colabora. Considera que cada disco es una opinión. Entre sus referentes están clásicos del rock argentino como Spinetta y Lito Nebbia y la música de vanguardia como Residents o Neu.

Visita Colombia para presentarse y dar charlas en Bogotá (nov 9 – 10) y Medellín (nov 11 – 12). Está presentando su disco ‘Atlas’ y muy gentilmente atendió a esta charla que la verdad fue muy agradable, bonita y llena de detalles interesantes sobre la música y su esencia pura.

¿Cómo fue vivir la época del new wave en Bs As a finales de los setentas y comienzos de los ochentas?

Realmente creo que todas las etapas han tenido cosas, no experimento nostalgia alguna. Si hablamos desde el punto de vista personas la vida se presenta difícil a partir de cierta edad, eso es parte de la juventud. Estábamos en la dictadura y no se sabía ni cómo constituir una banda, sólo había lugares para que los artistas consagrados tocaran, eso nos permitió usar la imaginación y fue muy estimulante.

¿Qué tenía de especial el sonido new wave para que gente como Charly García y Spinetta lo incorporaran dentro de su música?

Explicar el fenómeno como new wave sería equívoco, más bien podríamos hablar de un sentido de modernidad, al mismo tiempo había muchas cosas mezcladas que sonaban muy diferente. No sé si fueron sus mejores discos pero lo hicieron.

Después habían bandas como Sumo, que eran modernos pero no new wave, estábamos Los Encargados que no encajábamos mucho en lo que podía ser new wave, Fricción era algo muy dark. Convivían muchas cosas con una sensación muy ajena a tener un proyecto musical como producto. Ahí radica la diferencia entre potencia y poder, lo que había era mucha potencia.

¿Cómo desarrollo tanta química con los miembros de Babasónicos? Usted les ayudó en sus inicios y ellos luego la colaboraron en su trabajo.

A algunos miembros los conozco desde que ellos eran niños y yo un adolescente, nos unió la música. A Adrian lo conocí en la calle, me paró para saludarme y llevaba bajo el brazo un disco de los Residents, creo que una persona que lleva un disco de los Residentes es para no parar de hablar. Diego es alguien con quien hablo casi todos los días. Con todos tengo una amistad desde hace mucho tiempo. Nos unió intercambiar música y luego participar en los proyectos de cada uno, se dio de una manera muy sencilla.

Leí que de niño tomó clases de música y no le fue muy bien…

Fui una semana a guitarra y me ponían aparte del grupo, con toda la razón. A los doce años comprendí que no quería tocar guitarra de una manera formal. Lo que quería era que me enseñaran a afinar no a tocar. Luego también a afinar como yo quisiera, algo que aun hago, creo que se pueden ver los instrumentos desde un punto de vista diferente al que fueron estandarizados.

Pero aunque hizo su carrera en base de los sintetizadores toca guitarra, ¿cómo fue esa magia de desarrollarse como guitarrista?

Siempre me interesó tener la herramientas necesarias para poder componer, después ya a la hora de tocar una canción apelo a algo que aprecio mucho que son los músicos. Me atraen mucho más los conceptos de composición que la ejecución. Siempre me rodeo de músicos admirables, incluso en Los Encargados aunque programaba los teclados y componía muchas de las canciones el lujo de las canciones era contar con esa gente. Como compositor y productor creo que lo he hecho bien.

Creo que actualmente la mayoría de los chicos cantan muy bien pero siento que les falta algo que tenían los de la vieja escuela, así no fueran tan buenos vocalistas. ¿Qué tipo de cantante prefiere, uno que cante muy bien o uno que cante con cojones?

Es verdad lo que dices. Lo importante es que lo que se quiera decir sea dicho y no quede atrapado y no quede atrapado en las redes de lo que produce saber hacerlo muy bien y en la torpeza que produce no saber hacer lo que uno quiere hacer.

Muchas cosas que hicimos en los ochentas, con Gustavo (Cerati) por ejemplo, hoy en dia son motivo de estudio, en ese momento eran invenciones. La técnica es una hija bastarda del talento y el desarrollo técnico proviene siempre de una invención. La invención es lo más maravilloso que hay, aunque sea imperfecta, tiene una visión de presente y futuro más amplia que estar formado.Tiene el contenido del pasado hasta hoy. Desde los ochentas es mejor estar informado que estar formado.

¿Qué le llama la atención en una banda?

Escuchar una entrega sincera. No creo mucho en lo original, lo único original en el arte fue la pintura rupestre, a partir de ahí hemos desarrollado ideas y tecnologías. También me gusta

que si tienen un modelo musical no lo puedan copiar con eficiencia, es decir que tengan un destino propio. En ese sentido es bueno

que sepan manejar la información de una manera seria.

El rock argentino estuvo de la mano del folklore. ¿Cómo es su relación con el folklore, siendo no muy cercano a esto?

Para mí mi folklore es el rock y particularmente el rock nacional. Desde muy niño iba a ver recitales. Lito Nebbia es para mí una influencia muy profunda, bandas como Almendra, Manal, estaban inventando.

Siempre he hecho un paralelo mental entre Cerati y Coleman, siendo cantantes y guitarristas. ¿Qué piensa de estos dos artistas?

He tenido al suerte de tocar con ambos, yo llevé a Richard a la sala de ensayo de Soda en el año 81. Son dos artistas muy distintos, ambos son excepcionales. Gustavo es más veloz en tomar decisiones, hasta para equivocarse; Richard se toma más tiempo.

Amos crearon su propio estilo. Richard es más indefinido y Gustavo más conciso, ambas cosas son virtudes. Richard es más una nube, Gustavo un muro.

¿Con que artista ha sentido mayor empatía en estos 30 años de carrera?

Con cada uno de los que toqué. En cada disco que tuve el honor de participar. Sin ninguna duda, nunca me involucré en ningún proyecto donde no hubiera nada que admirara. Realmente amo los sonidos y me encanta la música. Es mi pasión y siempre decidí ejercerla desde este lugar, así los trabajos fueran criticables, siempre he dado una entrega sincera. Es inevitable decirte que mi amistad de Gustavo ha sido entrañable, es una amistad que perdura a pesar de las ausencias.

Me gusta trabajar con músicos que no son superestrellas. Recuerdo especialmente el primer disco de Los Brujos, los discos de Victoria Mil. No me involucro como productor para ser jefe, quiero salir transmutado también. Es hermoso lo que ha sucedido todos estos años.

¿Cerati solista o con Soda Stereo?

Para mí es la misma cosa. Creo que pudo desarrollar su carrera solista con Soda, no era un impedi mento para él por su liderazgo en la banda.

Tampoco hizo su carrera solo, siempre estuvo muy bien rodeado. Es indiscutible que tanto en los discos de Gustavo como en los de Soda hay clásicos. Por muchos años pensé que ‘Dynamo’ era un hermano bobo de ‘Colores Santos’, ahora creo que no. Lo intolerable era estar en esa grabación. El haber estado ahí me hacía verlo como si no hubiera valido la pena, nunca tuve problemas con los muchachos pero ser testigo de lo que sucedía entre ellos era un poco difícil.

Hablemos de ‘Atlas’, su nuevo disco. Me gustó mucho la estructura de ‘Tejidos’, ¿cómo ideó esta canción sin final aparente?

Es la favorita. Entre los miembros de la banda compartimos el sonido que hacemos y uno de ellos me dio un pequeño arpegio para trabajar sobre esa estructura que yo estaba trabajando. Yo la concebía como algo más sencillo pero se enriqueció orquestalmente gracias al trabajo de los chicos.

Siempre me gustó al historia de la computación, el telar está emparentado con las primeras computadoras. Se me ocurrió que hubiera un timbre de la política de los tejidos. Busqué en internet referencias a nombres de telas y escogí los más pueriles y los más poéticos.

Es de mis temas favoritos del disco, aunque todo el trabajo me conforma muchísimo. No son hijos, sólo canciones, y tengo mis favoritos.

‘Disponible’ y ‘Pavimento’ son temas al estilo postpunk, con sonidos de cajas de ritmos un poco ochenteros, ¿cómo cree que encajan actualmente estos sonidos cuando tantas b ndas nuevas expresan que le sinfluenció en synthpop y estos géneros?

No pienso en otras bandas cuando hago un disco, es más creo que me contaminaría. Para mí todos los discos son una opinión que se puede entender años después, lo inmediato nunca pasa a ser un clásico. Lo clásico es lo que rompe el cliché del momento. ‘Disponible’ es una canción armada alrededor de la letra, como la mayoría del disco, básicamente estoy utilizando frases que se repiten todo el tiempo en la TV y la radio. ‘Pavimento’ es una canción política si se piensa que se estrella contra el concepto del new wave que planteaba ser banalmente profundo. Recuerdo cuando se decía que la música moderna de los ochentas era superficial, veníamos de la época del rock sinfónico que hoy en día está muy despreciado. Este género tuvo grandes bandas bandas y dio muy buenas canciones que nadie quiere escuchar para no parecer tonto, aunque siempre sugiero escuchar ‘Pawn Hearts’ de Van Der Graaf Generator, una de las cosas más impresionantes que se hizo, música del siglo XX y no clasicismo roquero.

En el krautrock se encuentran muchos de los fundamentos que el new wave va a elevar como valor siendo superiores como en Neu. Es asombroso.

¿Qué tiene Elsita que excita tanto?

La escribí entorno a una actriz que trabajó entre las décadas de los sesentas y los ochentas. Elsa Daniel era la representante de la candidez en las películas de terror, siempre era la que veía los monstruos y nadie le creía. Busqué hacer una descripción de los roles que tuvo en películas como ‘La Casa del Ángel’ donde tuvo un incesto platónico, cosas perversas que hoy en día podría salir la gente a hacer manifestaciones en contra de esas películas y sin embargo son clásicos.

Es una canción con unos hermosos pianos. Tiene algo que podríamos decir glamouroso.

¿Qué veremos en Colombia de Daniel Melero?

En las charlas voy a hablar principalmente de mecanismos de inspiración y musicalmente estaremos tocando un repertorio con la banda que algunas personas deben estar esperando escuchar. Vamos a tocar en gran medida ‘Atlas’. Me gusta mucho que con esta banda las canciones son un medio y no una estructura, no sabemos cómo empiezan y acaban las canciones. Es ese sentido parecemos más una banda de los setentas que improvisa pero con las canciones como objetivo.

No usamos pistas, son una presunción que tenemos en el pasado y es muy lindo escuchar una banda que está tocando. Somos cibernéticos, humanos que tocamos con máquinas y no al revés. La máquina es simplemente un agregado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s