TAMBIÉN SE HACE CINE A LOS GOLPES

Por Redacción Sono

@revistasono

Foto cortesía La Semilla del Silencio.
Foto cortesía La Semilla del Silencio.

“La idea es que todo transcurra con la misma intensidad, el mismo nervio y la misma seguridad. En esta película no hubo ni un rasguño”.

Horacio Tavera se dio a conocer como actor en las series de TV ‘La Posada’ y ‘Amar y Vivir’, ambas a finales de los años 80s. Actualmente comparte su trabajo actoral con el de coreógrafo de peleas y director de su propia empresa de dobles de acción. Participa en la película ‘La Semilla del Silencio’ como actor y como diseñador de las escenas de acción. En esta película policíaca de suspenso tuvo gran compenetración con los demás artistas.

Hablamos con Horacio sobre su trabajo, el oficio de los dobles en Colombia y las reglas a la hora de preparar una escena de este tipo.

¿Hace cuánto está metido en el tema de los dobles y las escenas de acción?

Desde hace 20 años haciendo combate escénico y cerca de 14 con mi empresa de dobles de riesgo.

¿En qué momento el Horacio actor se convirtió más en el Horacio doble?

Nunca he dejado de ser actor, moriré siendo actor. No es más lo uno que lo otro. Ser doble me ha enseñado más a ser actor desde detrás de cámaras, me hace más completo y me permite ver cosas que los actores nunca ven o no se preocupan por aprender.

¿Cómo está este tema frente a Hollywood donde está más que perfeccionado?

Nos diferenciamos en juguetes y las cosas que pueden tener ellos. En el recurso humano no. Creo que tenemos la misma calidad. La otra diferencia son las historias, ellos tienen unas más fantásticas respecto a lo que se puede producir acá. Entonces el nivel de combate escénico está acorde a las historias que se presentan en TV o cine, nos varía un poco el tema de acción. Te puedo decir que a nivel de acrobacias y manejo de cámaras estamos muy bien, por algo las compañías internacionales que están rodando películas acá lo hacen con personal nuestro.

¿Cómo se prepara una escena de estas?

Normalmente me pasan el libreto y diseño la pelea. Voy a la locación, la cual me ofrece una geografía interesante de como diseñarla. Hablo con el director, tenemos muchas charlas al respecto y vamos juntos a ver las locaciones. Diseño la pelea, la entreno y luego se la presento a él. Con Felipe ha sido maravillosos, tenemos la misma mente maquiavélica. Una vez aprobada la rodamos teniendo en cuenta al fotógrafo porque me gusta trabajar para la cámara haciendo las tomas pertinentes.

Marcamos la pelea, revisamos su intensidad, vemos las protecciones, la forma de caer, todas esas cosas se miran previamente. No se permite que inventen más allá de lo que se preparó“.

La edición tiene mucho que ver con el ritmo de la pelea, ¿qué tanto trabaja con él?

Más de pensamiento, generalmente las peleas quedan casi completas. Si la pelea se alarga mucho quitan algunas partes que consideran no son tan importantes. Entrego peleas muy fuertes con muchos golpes para que la puedan editar.

¿qué tanto riesgo tienen un actor a la hora de una pelea?

Si. Me rompí una costilla en esta película. Estaba entrenado un actor para que metiera un golpe, me lo dio muy fuerte, yo levanté un brazo para ‘pagar’ el golpe – la manera en que llamamos detener el golpe en el argot de los dobles- pero fue tan fuerte que me rompió la costilla. Al día siguiente yo tenía que hacer mi pelea con Julián Román y fue un poco doloroso.

¿qué opina de un actor como Jackie Chan que es su propio doble de acción?

La disciplina de este actor viene desde niño. Estuvo en la Ópera de Pekín, donde fue bailarín siendo actor. Su destreza y el placer por hacerlo es decisión propia, me parece fantástico. Ojalá todos los actores tuvieran esta disciplina para hacer sus propias peleas, de hacer su trabajo personal, de tener una disciplina física, sería fantástico. No todo el mundo está dispuesto a arriesgarse a una lesión como lo hace Jackie Chan.

¿Cómo se maneja la parte emotiva detrás de una escena de estas cuando alguien puede lastimar a otro?

Conmigo puede pasar pero con los actores no. Trabajamos con la seguridad, siempre vamos de menos a más. Marcamos la pelea, revisamos su intensidad, vemos las protecciones, la forma de caer, todas esas cosas se miran previamente. No se permite que inventen más allá de lo que se preparó. La seguridad está en que los golpes sean los que preparamos para los planos. La idea es que todo transcurra con la misma intensidad, el mismo nervio y la misma seguridad. En esta película no hubo ni un rasguño.

¿Tienen algún tipo de censura o límites a la hora de la sangre o la violencia?

No. a mí me parece que la sangre debe estar. Ya es una decisión de los directores y de lo que pide la esencia de la puesta en escena. Hace poco hice una película donde gasté cuatro litros de sangre, vamos a ver qué queda en edición, me quiero sorprender. A mí me encanta ese líquido rojo que tiramos en las escenas. La sangre está presente en las peleas callejeras, en la vida real. Depende de lo que el guión requiera.

¿Vué fue lo más gratificante de hacer esta película?

Verla hecha. Ver las peleas editadas y todo finalizado. Me sentí muy feliz por hacerla. Fue fácil porque la gente se dejó llevar, hubo mucho trabajo de equipo y gran compenetración.

Agradecimientos a Christian David González, director de CinExagerar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s