TARANTINO, OCHO PELÍCULAS, ODIOSOS PERSONAJES Y LA CAPACIDAD DE HACER LO QUE LE DA LA GANA

Por Manuel Estévez

@Sonoadicto

“Mezcla todo el tiempo muchos estereotipos políticos presentes desde tiempos inmemoriales hasta la actualidad”.

Durante más de 2 horas la voz de Samuel Jackson retumba en escena. Es para mi gusto particular el actor que mejor se ha adaptado a estos papeles ambivalentes. Es el mal y el bien encarnado. Tarantino lo sabe y por ha entendido que con pocas excepciones en su cine no hay buenos ni malos, simplemente hay humanos buscando sobrevivir y darle curso natural a su vida. Tarantino se ha hecho predecible pero lo interesante es la manera en la cual llega a lo inevitable. Esa es su octava película largometraje e igual que Fellini con ‘8 ½’ (el medio debe ser por los dos cortos que realizó) se homenajea a sí mismo con un titulo relacionado con el número cronológico de su película.

‘Los 8 Más Odiados’ son en realidad un grupo de actores a quien Tarantino le dio la mano y que lo han apoyado durante su carrera. Es claro que algunos no son actores brillantes pero es justo la naturalidad y ronquera que busca este director que se ha dedicado a homenajear a la serie B en la A. Jennifer Jason Leigh completaba 10 años alejada de grandes producciones y la trae de vuelta para ser candidata al premio Oscar. Un ya no tan atractivo Michael Madsen es un actor de cintas de bajo presupuesto pero Quentin siempre lo tiene en cuenta.

Empecemos por decir que esta película tiene formato de obra de teatro en casi todo su desarrollo, algo que varios directores han probado recientemente, en algún lado leí que el cine busca ser tan real que pronto va a parecer teatro. Lo cual no le impide tener secuencias brillantes en lo cinematográfico, muy bien pensadas y huellas inequívocas de la experiencia en la mano que las conduce. Todo sincronizado y ordenado. Las escenas invernales en el campo dan la posibilidad al director de fotografía Robert Richardson de lucirse con una interesante profundidad de campo y colores precisos.

Ennio Morricone es uno de los compositores más importantes de la historia que nunca ha sido premiado por la Academia y debería ser este año. Este tipo ha sabido mezclar la orquesta tradicional con la guitarra eléctrica, ese toque oscuro del rock, la música italiana y recursos como silbidos, palmas, campanas y vocalizaciones apenas entendibles. El diseño de las melodías de sus trompetas es único y característico. Ennio debería ser considerado uno de los grandes del rock, Tarantino no vaciló en llamarlo su compositor favorito, y no solo del cine. La canción de cierre de Roy Orbison, es la prueba de la cierta mamadera de gallo del director con sus personajes a los cuales considera de paso desechables, en el mejor sentido de la palabra.

La narración es trivial en la medida en que uno intuye el final de la película y espera el cómo, ahí pierde tensión dramática y el juego de averiguar al enemigo en una posada llena de villanos se desdibuja un poco. Toma elementos del estilo de Agatha Christie, como lo dijeron la revista ‘Variety’, el diario ‘The Guardian’, entre otros medios internacionales pero le quita todo el glamour posible, lo más parecido a Ulises Poirot podría ser el refinado personaje de Tim Roth.

Una nueva adquisición en la cinematografía de Tarantino es el mexicano Demian Bichir, este sirve para escenificar perfectamente el trasfondo político y racial de la película. Bob el Mexicano es un personaje exageradamente mexicano y una caricatura. Igual lo hace con las historias de Marquis (S Jackson). Busca hacer énfasis la xenofobia y el racismo, usando la ofensiva palabra nigger todo el tiempo. Al mismo tiempo mezcla todo el tiempo muchos estereotipos políticos presentes desde tiempos inmemoriales hasta la actualidad. El sureño católico medio tonto pero inescrupuloso, el godo que cree tener principios, el opinador casual que en el fondo no le importa, aquel que maneja su versión propia de los hechos, el que sólo se interesa en el dinero y se para en la esquina indicada, el que debió involucrarse a las malas, etc. Es decir parece cualquier foro de Facebook por estos días.

Lo mejor de esta película es la música de Morricone, las actuaciones de Walton Goggins y Samuel Jackson, los bellos momentos en exteriores y que el director hace lo que se le da la gana. Lo normal la nostalgia por ‘Reservoir Dogs’, la salsa de tomate en abundancia y el coro de actores de tv y serie B. Lo malo: el arranque tan largo, algunas actuaciones no son malas, son raras, y le restan seriedad a la trama.

Tarantino anunció hace un tiempo que llegará hasta la décima película y se retira. Le faltarán quizá una del espacio mezclada con zombies, la especulada película de los hermanos Vega en formato de comedia romántica o una erótica de neandertales en la cavernas. Él sabe cómo cautivar a su público o sacarlo corriendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s