CHEMICAL BROTHERS, UN GRAN CIERRE PARA SONAR 2015

_MG_6621
The Chemical Brothers. Foto Gina Navarro

Por Manuel Estévez

@Sonoadicto

La luz azulada se mantenía tenue, a penas visible tras la gran cantidad de humo que a penas un momento antes habían soltado desde la parte inferior del escenario. Un grupo numeroso de técnicos que habían dispuesto un inmenso set de maquinaria ya se habían retirado y la expectativa era la sensación del momento. Yo sabía que era tiempo y encendí mi cámara sin importar que no había movimiento en la tarima, algo explosivo estaba por suceder y había que captar el momento. Un fan con acento ecuatoriano detrás mío gritaba como loco, maldecía y se movía cómo un niño a punto de recibir un regalo esperado “chucha, hijueputa”, vociferaba algo fuera de cabales, su novia le decía que se calmara sin ganas de que se calmara. Un bajo sintetizado y la voz de la versión de ‘Tomorrow Never Knows’ de Junior Parker,  melancólico cover de la canción de los Beatles que ocasionalmente sufría variaciones con algún tipo de efecto de modulación. Así por cinco minutos.

Poco a poco el volumen fue bajando y aparecieron los Chemical Brothers en escena, inmediatamente empezaron a manipular sus máquinas y un suave sonido de sintetizador arpegiado inundó al sala. De pronto un hilito de luz verde se fue ensanchando y una pirámide construida con tres haces de luz blanca descendió sobre le escenario. La espera había concluido y se configuró una potente versión de ‘Hey Boy Hey Girl’ que hizo enloquecer a los asistentes al Sonar Bogotá 2015.

Es un espectáculo para ver desde atrás y apreciar los visuales, aunque la conexión de los artistas con el público es cercana también y era interesante ver cómo se comunicaban entre sí, cada ubicación tenía su chiste. Una a una fueron desarrollando las canciones de su set con videos que fueron ganando en complejidad con el paso del tiempo. Los corredores en ‘Swoon’ dieron paso a un juego de luces muy avasallador en ‘Star Guitar, en el cual pensé que en algún momento iban a hacer referencia al tren del celebrado video de Michel Gondry. La bolas de colores que explotaban en texturas líquidas en el video de ‘Saturate’ y que parecía que nos salpicaban de pintura. Luego sobre un remix de la canción ‘Elektrobank’, recordada por el video de Sofía Coppola como gimnasta artística, desarrollaron unos visuales muy hermosos con una historia asiática con demonio y crimen pasional incluido en una comunión perfecta con la música que lo acompañaba.

Algunas personas agotadas empezaron a salir de la sala y no vieron el potente cierre con la primera canción que se conoció de ellos en Colombia ‘Block Rocking Beats’ con su característico bajo slap acompañado de esos acostumbrados sonidos incómodos llevados con tal maestría al límite que es imposible no sentir atracción por ellos.

Al salir, me senté, reflexioné un poco y entendía que este ha sido uno de los mejores shows visuales y una de las presentaciones más poderosas que he visto en Bogotá. Larga vida a la música electrónica, a los maestros de cada estilo y artistas como The Chemical Brothers que entienden cómo transcender, mantenerse y no dejar nada al azar en su producto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s