La Gran estafa a los nazis

Por Manuel Estévez

operación monumento

Los valerosos actos de los estadounidenses en el cine nos han salvado a las personas de Godzila, King Kong, tiburones gigantes, meteoros, extraterrestres, caníbales, dictadores estrafalarios, enfermedades mortales, perder la virginidad en situaciones inadecuadas, engañar a nuestras esposas, el comunismo, juzgar duramente a quienes ellos juzgan con toda dureza, volcanes subterráneos, huracanes, tragedias aéreas, terremotos, tsunamis; ahora salvan el arte de la Europa ocupada por los nazis.

George Clooney, produce, escribe, dirige e incluso maneja el jeep en ‘Operación monumento’. basada en el libro ‘Monuments men’ de Robert M Edsel. Cuenta la historia de un comando de expertos en arte y curadores que hacía el final de la Segunda Guerra Mundial se proponen recuperar el arte que los nazis han ido tomando de todos los territorios ocupados. Hay dos cosas para destacar de esta película. La forma cruel como muestra la guerra con niños combatientes, muertes de hombres (no cifras), la soledad de las campaña y la violencia que genera en la población civil, que no es mostrada como una masa bruta y migrante sino como una fuerza que tuvo participación activa en el desarrollo del conflicto. Por otra parte revisa el concepto de arte desde el ideal nazi de lo ‘Clásico’ y lo compara con una visión moderna y digamos “occidental”.

Ahora bien, resulta una comedia simple que presenta a los actores haciendo de sí mismos y repitiendo papeles, como el de Matt Damon en ‘La gran estafa’. Es extremadamente moralista y se la carga a los alemanes con toda. Los soviéticos lucen como unos ineptos deshonestos que tampoco están a la altura de la chispa norteamericana. Cate Blanchett, por ser europea, puede ser sexualmente liberada para sorpresa de los “íntegros americanos”. No comparto esa mojigatería.

El motivo principal de la música, del reconocido Alexandre Desplat, se torna en un momento un sonsonete. Aunque en otros momentos retoma las fanfarrias militares (de ambos bandos) y exalta de buena manera el heroísmo de las escenas. Técnicamente no tiene mayores sobre saltos y está bien hecha.

Cuando uno escribe sobre estos temas sensibles es muy fácil ser malinterpretado. Es difícil no recordar el capítulo de ‘Los Peces del infierno’ de Los Simpsons viendo esta película. Sobre todo la parte en la que el heredero de todo el arte llega en un convertible con unas mujeres, pone los cuadros en su cajuela y se larga sin mayor interés. Se devolvieron obras a espacios abiertos al público pero creo importante preguntarse en medio de tanto heroismo ¿Vale la pena sacrificar hombres y tiempo por devolverle obras de arte a coleccionistas multimillonarios y especuladores?  ¿Qué intereses económicos se movían tras la recuperación de estas obras? ¿Qué pasó con el George Clooney creativo y simpático?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s