Akiestamos

Por Manuel Estévez

akiestamos

Alejandro Ramírez Corona es un realizador mexicano de cine que presentó en el 2012 su película documental ‘Akiestamos’, un recorrido por las vidas de los artistas Charlie Montana, Ali Guagua y Edwardo ‘El Charro’ Montesinos durante tres años.  Ramírez es egresado de cine de la UNAM y cataloga su película como una Rock Movie, haciendo un paralelo con el término Road Movie. Muy amablemente conversó con Revista Sono sobre su película, la cual fue presentada en la Muestra Alta Fidelidad en Bogotá el año pasado.

¿Cómo escogió a estos personajes para su película documental?

Fue algo espontáneo, de sensación y de amistad. Para mí son músicos que se entregan completamente  a lo que hacen. Conozco a otros artistas parecidos en la escena del rock, pero siento que ellos reflejan una honestidad absoluta, lo cual los hace auténticos y especiales. En el caso de Ali somos amigos hace más de 15 años, a Charlie le escribí y aceptó; en el caso del Charro, tuve la oportunidad de grabar una gira suya por México, lo conocí, le comenté y aceptó.

Se tardó 3 años hacer este documental ¿Cómo alternó su vida durante tanto tiempo con un trabajo como este?

Fueron casi 4 años. Así son los proyectos independientes. Hay que trabajar más cuando no hay apoyos gubernamentales o patrocinadores. Se requiere trabajar en las cosas personales para solventar gastos, eso hizo que se alargara el proceso. Tuvimos mucha que hacer mucha presencia con ellos en sus vidas para acceder a situaciones íntimas. Creo que esos tres años valieron la pena.

En Colombia el artista mayor no cuenta con un respaldo de ningún tipo ¿Cuál es la situación en México?

La situación de los músicos igual que la de todos los trabajadores independientes es muy complicada. No existe ningún tipo de pensión, seguro social o de salud. Es una cosa general. No hay preocupación de ningún tipo por esta fuerza trabajadora en el arte. Para mí los rockeros independientes de cierta edad son un ejemplo de lucha, hay mucho que aprenderles. No hay que bajar la bandera aunque los años pasen.

 ¿Qué opina usted de estas nuevas maneras de hacer cine con aparatos de bajo costo o celulares?

Me parece importante que se democraticen las nuevas tecnologías y que hayan nuevos canales de difusión.  Grabar con un celular o con cámaras de bajo presupuesto es una respuesta a esto. En el caso del documental se valoran los registros al momento de ser construidos como discurso. La nueva tecnología hace que no haya tanta limitación técnica, ahora la verdadera limitación es nuestra capacidad para expresar o decir cosas.

¿Cuál cree que es la principal diferencia entre cine documental y argumental?

Me parece que el cine se encarga cada vez más de contar historias. Creo que  a nivel de lenguaje, no de contenido, esta frontera debería desaparecer. Quizá esta barrera se debe mantener porque existen materiales periodísticos que son necesarios separar de la ficción. A nivel de este tipo de historias cotidianas donde importa más el mensaje que la producción es valioso acortar esta frontera. Tendríamos que pensar que ambos géneros y sus realizadores valen de la misma manera y así deberían ser vistos.

¿Cuáles fueron las satisfacciones más grandes de haber realizado este trabajo?

Definitivamente la oportunidad de estar cerca de estos grandes músicos y la buena respuesta de la gente. Es emocionante ver a la gente contenta e identificada después de las proyecciones. Es ahí donde el fenómeno cinematográfico se completa.

¿Cuáles fueron los momentos más complicados?

Cuando no hubo dinero y ese momento en que el proyecto es intangible y depende únicamente que tú te aferres a él.  Un proyecto sin dinero es muy difícil, hay gente que puede querer colaborar pero es complicado que dejen su parte laboral por algo tan absorbente. Fui motivado por la vida de estos músicos, quienes han sido perseverantes, y entonces yo no podía detenerme con un proyecto mucho menor.

¿Cómo se financió el proyecto?

Buscamos financiamientos estatales y particulares, pero por las características del mismo no fue apoyado. Las preferencias sexuales y las drogas no son contenidos con que las empresas se quieran asociar. Lo financié yo y hacia el final del proyecto ganamos una beca para postproducción con el Fonca.

¿Cómo se dio la participación en la muestra Alta Fidelidad en Bogotá el año pasado?

Fue algo muy sorprendente. Ha habido 4 festivales en Colombia donde se ha pasado, lo cual no ha pasado ni en México. Por Curadores, programadores o a través de Ali, quien tiene un vínculo estrecho con Colombia, pidieron la película.

¿Qué le gustaría decir como mensaje de cierre de esta nota?

Me encanta que la estén leyendo porque en realidad hay una búsqueda de cosas que no están en un primer plano. Considero que en la historia y lucha de estos músicos podemos encontrar mucho más que en la de un empresario de cuello blanco.

Agradecimientos Rodrigo Duarte – Director Alta Fidelidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s