Contigo aprendí

pacheco
Fernando González Pacheco. Foto Colarte.com

Por Manuel Estévez

‘Contigo aprendí’ cantaba con su carrasposa voz Fernando González Pacheco mientras era acompañado al piano por Jimmy Salcedo en la sección ‘Cante aunque no cante’ en el ‘El Show de Jimmy’. Esto debió suceder a mediados de los ochentas, si no me falla la memoria. Cuando pienso en Pacheco, rara vez pienso en el presentador, usualmente evoco a un tipo extravagante y que se dio a conocer con fantásticas historias de saltos en paracaídas y toda clase de actos irreverentes para su época que construyeron un mito a su alrededor. Luego evoco “los mismo 500 pesitos”, valor de un billete de lotería que promocionaba en tv y que se fue incrementando a medida que nuestra inflación así lo requería. Cuando empezó debió ser en “los mismos 50 pesitos”.

Nunca lo conocí, lo vi varias veces en bonitos carros paseando por la sabana de Bogotá. Cuando yo era niño presentaba un programa llamado ‘Animalandia’ en el cual se enseñaba el respeto a los animales y cuyo mayor reto era escalar una barra engrasada de unos 5 metros llamada la barra “Kilométrico”, pues era patrocinada por una marca de bolígrafos del mismo nombre que según decía el mito escribían kilómetros de tinta. Este sonoro nombre me caló de niño, mis tíos y padres me deben todavía llevarme al set de grabación a participar. Igual yo era un niño gordito y mimado no subía eso ni por el chiras.

Como presentador de concursos estuvo al frente de ‘Compre la orquesta’, ‘Quiere cacao’, ‘los Tres a las seis’, entre otros. Cuando lanzaron ‘El Programa del millón’, la cifra era absurda, nunca ningún concurso había entregado tanto dinero.  Como entrevistador inició nada menos que con León De Greiff, a quien entrevistó sin preparar nada y preguntando lo que cualquiera hubiera preguntado. Este estilo se vio reflejado en el programa ‘Charlas con Pacheco’ en las cuáles realmente charlaba con sus invitados.  Recuerdo una entrevista con el dúo musical Donato y Stefano en la cual los tipos salieron llorando al recordar que antes de ser reconocidos habían pasado por muchas necesidades.

Ayer murió Pacheco, un pionero de la televisión colombiana, un exmarinero que a punta de carisma conquistó a un país, un hombre que siempre supo hacer respetar su vida privada, ahora se reúne con algunos de sus grandes amigos. Dicen que todos los muertos son buenos, pero no comulgué nunca con que un defensor de los animales fuera aficionado y promotor de la fiesta brava. Juan Gossaín cuenta que hace mucho tiempo en los pueblos más alejados le decían Pacheco a todo aquel que trabajaba en televisión. Hoy lo que les quería contar es que de niño vi al sobrino del ex Presidente Eduardo Santos en televisión cantar “Contigo aprendí que existen nuevas y mejores emociones…”.

Fuentes

Periódico El Tiempo

Noticiero RCN

Anuncios

Un comentario

  1. Paz en la tumba del loco, el aventurero, el original, el maestro de periodismo, el boxeador, el empresario, el jugador, el parrandero, el humilde, el coleccionista de autos, el hincha cardenal… el ícono de lo que debía ser una buena televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s