Tanta cosa por un mostacho

Por Manuel Estévez

Philip Seymour Hoffman. Foto http://iv1.lisimg.com/.
Philip Seymour Hoffman. Foto http://iv1.lisimg.com/.

Hasta antier recordaba el dos de febrero por dos razones. Primero por ser mi cumpleaños, segundo por la película ‘El Día de la marmota’. A partir de hoy lo voy a recordar por uno de los contrastes artísticos más contrastantes que he visto: una sobredosis de heroína mató hace 35 años a Sid Vicius, “bajista” de Sex Pistols y ayer falleció por la misma causa el actor Phillip Seymour Hoffman. Junkies los dos, trascendentes por distintas causas.

Hoffman, quien usaba su nombre de pila en el medio artístico, fue criado junto a sus tres hermanos por su madre divorciada Marilyn O’Connor (A quien dedicó el premio Oscar que ganó). Empezó a participar en montajes teatrales en el colegio y posteriormente se gradúo en actuación en la Universidad de Nueva York. Pacientemente espero, y su debut en televisión se dio a los 24 años, en el cine un año después. Simon John Ritchie, también era hijo de padres separados. Su madre tenía como de ingreso la venta de drogas, ya a los 14 años era un reconocido jíbaro de la naciente escena Punk. Su actitud y aspecto rebelde lo llevó a ser contratado como “bajista” de Sex Pistols, aun cuando no sabía tocar ningún instrumento, entonces cambió su nombre a Sid Vicius. Llegó escasamente a nivel educativo medio en el colegio Sandown Court.

Phillip tenía tres hijos con su compañera Mimi O’Donnell, una diseñadora de vestuario con quien se había conocido durante una obra que dirigió. Su vida privada se mantuvo siempre muy reservada y no era un tipo de escándalos, aunque su adicción a las drogas lo había obligado a asistir a varios procesos de rehabilitación.  Vicius también encontró el amor con la groupie norteamericana Nancy Spungen, a quién le aprendió el gusto por la heroína y en cuya muerte se vio involucrado. Posteriormente fue exonerado de los hechos sucedidos en el Hotel Chelsea en Nueva York, lugar donde Spungen apareció apuñalada. Existen muchas leyendas sobre el comportamiento errático de Vicius, como una en la cual durante una gira por EU, se cortó la mano y luego comió unos huevos revueltos bañados en su propia sangre. Además de agresiones a periodistas y peleas frecuentes.

Sid Vicious. Foto http://ffffound.com/
Sid Vicious. Foto http://ffffound.com/.

Sid era descrito como ‘Esbelto y agradable’. Ocultaba tras su aspecto desgarbado a un chico ‘bien plantado’ como diría mi mamá. Fue muy bien interpretado por Gary Oldman en la película ‘Sid & Nancy’, las personas se referían a él como alguien con buen humor que no soportaba mucho la presión pero estaba convencido de su rollo. Al terminar se los Sex Pistols inició su carrera solista con una desafinada versión de ‘My Way’ de Frank Sinatra en cuyo video se apreciaba al cantante ametrallando a una refinada audiencia. Este tema fue usado posteriormente como base para la canción ‘Sin reacción’ de la banda Punk colombiana Mutantex. Hoffman fue descrito en los numerosos ‘tuits’ que escribieron sus colegas al conocerse su muerte como un hombre dulce. Era un tipo de aspecto bonachón pero con un lado oscuro que parecía poder emerger en cualquier momento. Media 177, 11 centímetros menos que el espigado punkero inglés, quien había nacido 10 años y dos meses antes que él. La voz del actor expresaba seguridad, con su tono barítono cantó en varias de sus películas, recuerdo al delirante Lancaster Dodd de ‘The Master’. Nunca mató a su audiencia y en sus comentarios siempre tuvo palabras de admiración para sus colegas.

Tras más de dos décadas de actuación Phillip Seymour Hoffman se convirtió en uno de los actores más respetados del cine. Personalmente disfruté su cinismo en ‘The Master, su amor ingenuo por Anna Paquin en ‘La Hora 25’, su timidez oportunista en ‘Boogey Nights’, su reputación en entredicho en ‘La Duda”, el buen polvo con Marisa Tomei en ‘Antes que el diablo sepa que estás muerto’; quizá, me quedó debiendo matar al personaje pacato de Tom Cruise en ‘Misión imposible’. Su talento fue aprovechado por Los Coen, Paul Thomas Anderson, Charlie Kaufman, entre otros directores. Tristemente para mí, la última vez que lo vi en pantalla fue en un poco destacado papel en la segunda entrega de los ‘Juegos del Hambre’. Vicius nunca fue músico, su vida acabó a los 21 años, su mediocridad fue una inspiración para muchos a quienes inculcó la pose de lo que era ser un punk, la cual es copiada 35 años después. No ganó nunca nada, pero quizá esto selló su fama. Un esposo tranquilo y afable o un punk revoltoso de origen humilde murieron el mismo día con 35 años de diferencia. Cada uno a su estilo, cambió el pedazo de mundo que le correspondía. La muerte de Vicius fue considerada suicidio, tras hallar una nota de despedida. A Hoffman le encontraron cerca de 50 dosis de heroína en su casa y no existen mayores detalles. Ninguno llegó tarde a la cita mas segura que adquirimos al nacer, tampoco a lo que la suerte o dedicación les asignaron en la vida. Sin embargo, esta mañana era más importante el bigote de Anthony Kiedes y un poco más tarde el bajo desconectado de Flea en la comentada presentación de Red Hot Chili Peppers en el medio tiempo del Supertazón gringo. Generalmente cuando uno se muere pasa a ser alguien bueno y homogéneo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s