Conozca la Orquesta juvenil de Cámara de Bogotá

Por Manuel Estévez

Fotografías Carlos Lema. Cortesía OFB.

Una orquesta de cámara se diferencia de una filarmónica en que es de menor tamaño. La Orquesta Filarmónica de Bogotá ha conformado una orquesta juvenil de cámara para la ciudad de Bogotá con jóvenes intérpretes de la música culta. Muchachos con un promedio de edad levemente superior a los 20 años y de una década estudiando sus respectivos instrumentos. Conversamos con algunos los integrantes de la orquesta sobre distintos temas.

Ana María Quintero (20 años y 14 años de estudio), violinista, asegura que se interesó por motivos familiares en el género “Mi madre es violinista y me invitó a conocer el instrumento. El violín tiene muchas posibilidades, hoy estamos tocando música culta, mañana folklore o hasta rock”, puntualizó. “Ninguna otra música me hace despertar las sensaciones que despierta en mí la música culta”, comenta el violinista Camilo Sánchez Gómez (22 años y 12 años de estudio), de igual manera la chelista Viviana Pinzón (23 años y 10 años de estudio), quien asegura que siente muchas cosas cuando la interpreta, e igual que Ana María viene una familia de músicos. Luisa Barón (21 años 11 años de estudio), violista, nos contó que se dedicó a la música culta porque le dieron a escoger entre estudiar en el Conservatorio de Ibagué o en un colegio de educación convencional y escogió la primera opción.

Los músicos concordaron en que aunque todos los públicos son buenos y distintos para ellos, se sienten muy a gusto tocando didácticos para niños, La Orquesta se presenta regularmente en colegios del Distrito. “todos los públicos son interesantes, pero la experiencia de tocar para niños es excelente”, acotó Luisa. “Verle la cara a un niños al escuchar este tipo de música es muy gratificante”, complementó Camilo.

Frente a la formación de públicos en la música culta las opiniones son variadas, pero apuntan a un crecimiento. “Ha mejorado y ahora hay muchos más espacios como Bellas Artes o Santodomingo. Creo que Bogotá se puede considerar una catedral de música clásica, opinó Ana María. Viviana enfatiza “Cada vez hay más gente joven, conciertos y creo que vamos por un muy buen camino”. Camilo dice que hay que quitar el estereotipo de música aburrida y proyectos como el de esta orquesta cumplen con esa función.

Frente a lo que representa para estos chicos el interpretar música culta, se refirieron a cómo podemos cambiar muchos aspectos con el interés y las posibilidades que esta nos brinda. “Lo chévere de la música culta es conocer la historia tras cada obra. Si la gente se empapa va a entender mejor la intención del compositor”, recalca Camilo. “Cada persona debe encontrar el compositor con que se encuentra más afín. Ellos fueron personajes con caracteres variados, como nosotros”, palabras de Ana María. “Es importante encontrarse con uno mismo y personalmente fue lo que me sucedió con la música culta. Invito a que la gente se quite esa barrera frente al género y seguro van a descubrir emociones y sensaciones”, comenta Viviana. Luisa considera que la música clásica le cambia la vida a las personas. Es un estilo de vida que te permite viajar y conocer a muchas personas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s