Más allá del delirio y la sangre

Por Manuel Estévez

Imagen tomada de www.jposters.com.ar.
Imagen tomada de http://www.jposters.com.ar.

Sin derroche de sangre, exagerados efectos especiales e historias traídas de los cabellos; la película El Conjuro logra agrupar el sentido puro del cine de terror. Niños, sombras, silencios, presencias demoníacas, jaladas de piernas, espectros ocultos bajo la cama y sobre todo una importante dosis de realismo, generan un ambiente esencial para una gran película de este tipo.

Esta historia está basada en las investigaciones reales del matrimonio Warren, interpretados por Vera Farmiga (Up In The Air, Los Infiltrados, entre otras) y Patrick Wilson (Little Children, Watchmen, entre otras). Dichas investigaciones y los objetos recopilados en su museo de ocultismo han inspirado películas como Chucky, Amityville y Pesadilla sin fin. El Director James Wang (Saw, Death Silence, entre otras) logra un ritmo interesante y genera terror a partir de objetos cotidianos y pequeños detalles.

Historia aparte merece la aparición de la muñeca Anabelle, la cual reposa dentro de los objetos del museo y al parecer tiene la capacidad de moverse y actuar por sí sola. La estética de Anabelle en la película es uno de los pocos desaciertos que encuentro, ya que luce demasiado aterradora en contraste con la aparente inocencia de la verdadera. Esta pieza es sólo una de las muchas exhibidas en el museo Warren.

Al la izquierda la verdadera muñeca Anabelle a la derecha la versión de la película. imagen tomada de historiasbastardasextraordinarias.blogspot.com.
Al la izquierda la verdadera muñeca Anabelle a la derecha la versión de la película. imagen tomada de historiasbastardasextraordinarias.blogspot.com.

El Conjuro es una película que remite al cine de terror de los setentas. Posee elementos tomados de películas como El Exorcista, Salem Lot o Poltergeist y para quienes nos afecta el cine realista del género es un accidentado viaje al insomnio y los terrores que nos afectaron desde niños. La música de Joseph Bishara, responsable de musicalizar múltiples cintas del género, es perfecta como incidental, pero no para escuchar en la casa, como asegura Erica Acuña, amante de las bandas sonoras. “Es una banda sonora funcional, bien estructurada que aporta indiscutiblemente a ambientar la cinta, que acrecienta los sentimientos de angustia. Obviamente no es una partitura para disfrutar de manera independiente en la sala de nuestra casa”, puntualiza Erica.

Cada vez que algo remueve nuestra infancia y logra que nuestro niño interior salga a flote, es, sin duda un éxito. Este puede ser el secreto que ha hecho de El Conjuro una exitosa apuesta en cartelera. No la una película sangrienta y brutal que muchos pueden esperar, es un trabajo que va más allá y que en mi caso logro su cometido. Me asustó. De hecho, al terminar la película, mis amigos y yo estábamos tan asustados que hicimos expedición para ir al baño. No en vano escribo esta reseña de día. Esta mi opinión sobre El Conjuro, espero conocer la de ustedes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s