La nueva actitud Punk

Por Manuel Estévez

Fotografía tomada de
Fotografía tomada de neokunst.wordpress.com.

 

Esta ha sido una semana muy punkera. Cubrimos el Tortazo punk y realizamos Una galería fotográfica, que se convirtió en el artículo más exitoso en nuestra historia como revista y me dio a pensar en la importancia de este género. Anoche, un amigo posteó en Facebook un artículo de la Revista Semana en el cual se mencionaban 21 razones por las cuales el punk ha muerto, mostrando fotos de artistas pop vestidos con indumentaria Punk. Escribo esto a partir de una reflexión muy personal y por las vivencias que he tenido.

Cuando era un adolescente encontré en el punk un medio de expresión y una música que por su carácter underground me daba un estatus de originalidad. Comprábamos casetes piratas de Sex Pistols y Exploited en el centro. Asistíamos a conciertos en bodegas, muchas veces terminamos envueltos en riñas y bebíamos licor barato. Era la época en que ser Punk significaba ser agresivo, llevar una cresta era sinónimo de pelear por ella y defenderla. De hecho, la cresta es un peinado de poder desde la antigüedad, relacionado con las coronas de los antiguos mandatarios egipcios, y como tal un símbolo jerárquico. Era también el momento de un verdadero y profundo cisma entre los jóvenes, había problemas entre metaleros y punkeros. Cada cual en lo suyo y si no se juntaban mejor.

A medida que fui explorando la música empecé a descubrir cosas. Agrupaciones como Metallica, Guns & Roses y Slayer hicieron discos tributo a sus influencias Punk. Me sorprendí mucho cuando Andrés Durán presentó en el Expreso del Rock un disco de Overkill , banda de Thrash, en el cual tocaban Punk. Lo grabé de la radio. Perdí el casete y nunca he vuelto a escuchar este trabajo. Empecé a entender el sentido de la rebeldía más allá del género y de lo que era entender una actitud más allá de la pinta.

En los noventas, tímidamente miembros de bandas de otros estilos, pero con influencia punkera, empezaron a utilizar crestas. Tommy Lee (Motley Crue) o Tony Kanal (No Doubt), por mencionar dos ejemplos. Lentamente la estética Punk fue perdiendo su sentido original y una gran cantidad de estrellas pop la adoptaron. Posteriormente llegó el Neo Punk y las letras antitodo, crudas y sin esperanza, se convirtieron en diversión, romance y ocasionalmente un falso y conveniente mensaje social. El Punk como lo conocíamos había muerto. Todos llevaban camisetas de The Ramones y Misfits, porque sí, son logos geniales.

Con la estética y la música profanadas el Punk debió buscar reinventarse, fusionarse y caminar huyendo del sistema. Si bien existen bandas que han mantenido intacta la esencia punkera anárquica, otras han podido sostener el espíritu sin necesidad de tocar esencialmente punk. Kap Bambino o Saul Williams, son ejemplos de artistas que han visitado nuestro país y al conversar con ellos uno detecta inmediatamente cuál es su raíz. Puede que el Rock actual en su mayoría no brinde soluciones morales, éticas o si quiera sea divertido; pero el Punk no ha muerto. Sobrevive en todos los que no estamos de acuerdo con las cosas y lo expresamos.

En estos días nos hemos inventado todas las denominaciones posibles para los géneros y paradójicamente yo me encuentro sólo con dos: la buena y la mala. Términos completamente subjetivos y personales. Considero que algo es bueno cuando me emociona y malo cuando no. Creo en la identificación y en las canciones que hablan sobre nosotros y el mundo en que vivimos. No creo en la ecología y la caridad como mensajes repetitivos que algunos artistas nos venden, para la muestra Bono y sus recientes escándalos. El músico se convierte en nuestro guía espiritual con sinceridad, no con palabras de apoyo; cuando es uno de nosotros y le duele francamente lo mismo que nos duele a todos. Por ahí puede estar la nueva actitud Punk.

Anuncios

3 comentarios

  1. Me gustó tanto lo que escribió, tanto, tanto. Los procesos estéticos hacen que todo lo underground se vuelva un statement, pero en la mente de los que vivimos los pogos de IxRxAx y nos emborrachamos con Eduardo Tercero a los trece quedará ese sinsabor hacia el mundo que nos recuerda que el punk no ha muerto y que hay maneras de contestar frente a los dogmas contemporáneos, ya sea el calentamiento global, la sobreprotección animal y demás mentiras inventadas por los gobiernos expansionistas.

    Gracias por las palabras de aliento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s