Destrucción irreverente

Por Manuel Estévez

el-ataque

El Director alemán Roland Emmerich ha logrado lo que muchos terroristas y enemigos de “la paz mundial” no han podido: destruir la Casa Blanca. Extraterrestres, cambios climáticos extremos y alienados han hecho añicos la residencia presidencial norteamericana. El sello característico de este productor, guionista y director es el humor negro que imprime en sus desastres, en los cuales generalmente se burla del Estado y de los símbolos más representativos de civilización occidental.

Este año presenta El Ataque, una cinta que mediante puntos de giro inesperados y caracterizaciones estereotipadas recoge y recopila muchos elementos recurrentes en el cine de acción. Además se permite reírse de sí mismo al hacer referencia de su película El Día de la independencia.

Recientemente vimos una película muy similar llamada Operación Olympo, la cual frente a la de Emmerich peca por creerse el cuento de una historia sin veracidad. En eso El Ataque es más convincente al exagerar sin ningún pudor hechos que de por sí son inverosímiles. Pero El Ataque va más allá de hechos meramente ficticios y profundiza  a su manera en la situación política y económica de Estados Unidos, por ejemplo los secuestradores solicitan el dinero de la reserva federal, del cual se duda en un documental que vi recientemente. Recuerda la existencia de grupos paramilitares en territorio norteamericano y la influencia de la ‘Extrema Derecha’ en algunos de ellos. Sutiles y disimuladas críticas.

Otra vez emerge la figura de un heroico presidente norteamericano, encarnado por Jamie Foxx, y de su fiel escudero inmortal (Channing Tatum), en una lucha por sobrevivir y hacer perdurar el sueño americano. Los diálogos, están a la medida de las situaciones y colorean algunas de sus alocadas escenas.

No voy a decir que es una obra de arte o ponerla al nivel de un clásico del cine. Es una película de acción, como muchas. Pero me parece divertido como un director vive de burlarse de quienes le pagan. Emmerich se describe a sí mismo como excéntrico, y seguramente lo es. Me imagino las reuniones de producción al iniciar sus proyectos, debe ser un deleite o una tragedia para los productores imaginar cómo crear todo este universo de destrucción. Los setentas tuvieron a Irvin Allen (La Aventura del Poseidón, Infierno en la torre o Avalancha, entre otras), en el 2000 tenemos a Roland Emmerich. Esta es mi opinión de El Ataque, espero conocer la de ustedes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s