Medio siglo del casete, medio siglo de nostalgia análoga

Por Manuel Estévez

Cassettes. Fotografía Manuel Estevez.
Casetes. Fotografía Manuel Estevez.

En mi adolescencia fui coleccionista de casetes. Cada vez que la cinta de alguno se enredaba duraba horas buscando la forma de repararlo. Lo destapaba y remplazaba el pequeño cabezal con un pedacito de filtro de cigarrillo. Compraba cajas de 10 unidades para grabar música de la radio y cuando copiaba algún disco me esmeraba por marcar los nombres con la letra más sofisticada posible. Prefería los de 90 minutos de duración por su capacidad De igual manera tengo muchos “originales” que adquirí a lo largo del tiempo.

El humilde casete ha cumplido un papel fundamental en la difusión de la música. Su tamaño permitió llevar clandestinamente el rock a la India e hizo que el heavy metal cruzara el muro de Berlín antes que el capitalismo (o quizá eran su avanzada). Es famosa la historia que lo primero que hicieron algunos alemanes del este al caer el muro fue ir a comprar discos de bandas como Scorpions. Muchos trabajos del rock colombiano, hoy muy difíciles de conseguir, se editaron por primera vez en este formato, por ejemplo Háblame de Horror de 1280 Almas o Cuatro cañonazos bailables de Marlohabil.

Hablemos un poco de la historia del casete, tanto en el audio como en el video. Fui profesor de radio, y está era más o menos un resumen de mi carreta cuando tocábamos este tema. La empresa holandesa Phillips lo lanzó al mercado en 1963, unos años después apareció la cinta virgen regrabable. El posterior invento del walkman por la compañía Sony (entre mi generación se implementó el uso de un lapicero para retroceder la cinta y así se ahorraban las baterías del aparato), disparó el casete en el gusto la juventud en los años ochentas. Luego tuvo su auge en el video casero cuando a mediados de los años setentas la casa Sony desarrollo el formato Betamax. Rápidamente JVC presentó el VHS, que permitía más tiempo de grabación, se dice que la industria pornográfica tuvo que ver en este avance ya que resultaba incómodo a sus usuarios estar cambiando la cinta en mitad de una “importante” escena, los primeros casetes de Beta sólo podían almacenar una hora de imagen. La búsqueda de mayor espacio también motivó a la aparición del CD, el cual tenía mayor capacidad y permitía escuchar una sinfonía clásica completa sin tener que voltear el lado del disco, como en el casete o el LP. Adicionalmente, fue diseñado con las medidas del bolsillo de la camisa  un hombre (12 x 12 cm).

Según reseña la periodista Bárbara Pavan, para Cuchara Sónica, los precios y facilidades del casete han hecho que algunos artistas, especialmente punk, lo utilicen como formato para sus grabaciones. Pavan cita a las compañías canadienses Duplication y Bruise Tongue como firmas que respaldan la producción en casete, en el caso de la primera las cintas suman el 25% de su total de unidades vendidas. De igual manera menciona que algunas bandas lo ven como una ‘decisión estética’ y recuerda como el cantante Daniel Johnston se hizo artista de culto al vender sus discos de manera personalizada y artesanal.

Seguramente lo digital sea más práctico y ocupe memos espacio.  Probablemente es más fácil ver en Youtube o descargar y no estar cazando por horas canciones en la radio. Si se pierde un archivo siempre habrá cómo descargarlo nuevamente y no estar ocupando valioso tiempo arreglando metros de cinta magnética. Pero ciertamente el casete es una pieza de colección para los melómanos. Medio siglo del casete, medio siglo de nostalgia análoga.

Fuentes

Cuchara Sónica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s