Salsa al parque 2013

Por Manuel Estévez

Ha concluido otra edición de Salsa al parque, un evento que aglutina a los amantes de la música afro caribeña. Desde hace unos años se celebra en la Plaza de Bolívar y en la Media Torta. Su máxima atracción en el 2013 fue la presencia del cantante panameño Rubén Blades el primer día, el segundo día estuvo la agrupación cubana Los Van Van y el último día se realizó el tradicional encuentro de coleccionistas, compañías de baile y algunas orquestas. Estuvimos en el día de cierre, recogiendo impresiones y conociendo un poco más de lo que algún coleccionista llamó “el día de los verdaderos salseros”. El encuentro de coleccionistas es una maratón en la cual se le da la oportunidad a cada uno de ellos de programar una canción. Es gente experta y melómana que sorprende con sus himnos personales y  expresan de sus gustos musicales con vehemencia.

Llegué alrededor del medio día, había un número aceptable de personas.  Estuve un momento recostado en la baranda de la tarima mirando al público. Había Jóvenes desprevenidos en busca de plan de domingo con su novia, señores de edad madura,  salseros consagrados, el acostumbrado enajenado pintoresco que baila solo, muchos niños y general, ambiente familiar. Me llamaron la atención dos señoras de edad madura que observaban muy serias desde la primera fila. Decidí empezar a caminar y buscar a algunos asistentes para ir conociendo impresiones.

Empecé a subir las escaleras y me encontré primero con un grupo de adolescentes que se maquillaban para su presentación con una compañía de baile, me dijeron que estaban ocupadas y no tenían tiempo. Aún así, fue chévere ver que la salsa en Bogotá es practicada por personas tan jóvenes. Miré hacia la izquierda, vi a un señor de mediana edad y aspecto amable, me acerqué a conversar con él. Efraín Espinoza, ha asistido a todas las ediciones del Festival, le han gustado los invitados internacionales a los largo de la historia y el nivel de las orquestas nacionales que ha visto, considera que el encuentro de coleccionistas está diseñado para la gente que comprende bien la salsa y su trayectoria. Está muy conforme con la difusión que se le ha dado al evento este año.

Casi enseguida, vi a una joven sola sentada en las gradas, inmediatamente me acerqué y le pregunté si estaba sola, no por ánimo caedor sino por saber si la gente iba sola a estos espacios. Andrea Hernández, estaba bien abrigada previniendo cualquier cambio en el clima, levemente soleado hasta ese momento. Me indicó que estaba esperando, que su compañía estaba en el baño y que no le gustaba la Media Torta por las dificultades que tenía para parquear su vehículo y por esta razón no asistió el año pasado, prefiere el Parque Nacional como sede, en ese momento se sentó a su lado un hombre de su misma edad y me saludo de manera amable, ya no estaba sola. Andrea exaltó la presentación de Rubén Blades y la presencia ese día de gente de varias ciudades para intercambiar conceptos.

Al ver hacia la parte de arriba vi a un señor con una gran maraca llevando el ritmo de la música que los coleccionistas hacían sonar. Wilson Mora, es un aficionado consagrado, siempre asiste a salsa al parque, considera que Bogotá es una ciudad salsera pero le preocupa que la gente más joven busca otro tipo de músicas. Cree que las orquestas modernas utilizan demasiado batería y esto hace que se pierda la esencia de la “salsa pura”. Está satisfecho con los escenarios de este año y con la difusión que el evento ha tenido.

Bajé, empecé a tomar algunas fotografías, entre a la zona de prensa por un momento y volví a salir al público. Me encontré a las señoras que me habían llamado la atención al principio y me acerqué a entrevistarlas, ellas prefirieron que hablara con un señor que las acompañaba. Julio César Díaz, es un coleccionista, es la primera vez que asiste al festival, nunca había ido por no sentirse a gusto en las multitudes pero confiesa que en otra oportunidad le gustaría incluso participar del evento de coleccionistas. Se siente inconforme con la poca difusión que los medios dan a este tipo de música. No comparte el término salsa, para él se trata de música del Caribe o afro cubana, reconoce que es un término norteamericano y cita a Tito Puente y Arturo Sandoval para reafirmar su idea. Se enteró del evento por Canal Capital. Prefiere a las orquestas colombianas de vieja guardia como Niche o Guayacán y no escucha lo contemporáneo.

El coleccionista Herberto Bayona, se destacó no sólo en la tarima sino fuera de ella por un verdadero LP de Tito Rodríguez de casi un metro de diámetro con el cual muchos asistentes se fotografiaron. Herberto es conocido en el mundo de la rumba como ‘El Latino del mambo’, es coleccionista desde hace 25 o 30 años, asiste cada año al encuentro. Asegura que hay coleccionistas que saben mucho de música pero no saben bailar, al igual que hay grandes bailarines que no saben nada de música. Compró su disco gigante en el mercado de las pulgas en Cali hace más de una década, pero no está seguro si realmente puede llegar a sonar. Le pregunté por el nombre de salsa que me había cuestionado Julio César Díaz y me dijo que simplemente la salsa tenía muchas ramificaciones. Considera que en este evento se reúne la gente que realmente disfruta de la salsa.

Caminé un poco más, hablé con unos palados que estaban más interesados en ver orquestas en vivo que escuchar música en disco y ya se iban. Me antojé de comer algo y subí a la zona de comidas. La señora de la fritanga estaba en crisis porque se le había acabado la para criolla. Esperé pacientemente y me comí una picada pequeña con papa, yuca, corazón y ubre, le pedí a la señora el encime de chorizo y me lo dio, mi bisabuelo decía que “siempre hay que engrasar las articulaciones”. De pronto se desató una fuerte lluvia que no afectó a los asistentes, quienes en su mayoría llevaban sombrilla. Yo iba desprotegido y tuve que irme, igual me mojé bastante mientras bajaba hasta la carrera décima a tomar mi bus. Esa fue mi experiencia en el cierre de Salsa al parque 2013.

Nota editorial

Como periodista asistente a todos los festivales al parque debo manifestar mi inconformidad por la ubicación de la  prensa en la Plaza de Bolívar, era imposible tomar fotos desde la catedral, sitio designado para la zona de periodistas. Resulta complicado hacer nuestra labor entre la gente y por eso este año no pudimos presentar un resumen gráfico consecuente con la importancia del festival. De igual manera creo que se puede revisar este escenario por lo complicado del tránsito en el centro y darle una mirada a la oferta alimenticia que hubo ese día. Recordemos que es el tercer festival al parque con más aforo que organiza Idartes, después de Rock y Hip Hop. Sin embargo, fue enriquecedor para nuestro equipo asistir a la rueda de prensa con Rubén Blades, ver la consolidación de las actividades académicas y posteriormente presenciar nuevamente el encuentro de coleccionistas y entender que la salsa vive en gente de distintas edades y esferas de la sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s