Revisión documental de una banda de culto

Por Manuel Estévez

size-nadie-puede-vivir-con-un-monstruo

La historia de Illy Bleeding (Jaime Keller) no es totalmente comparable a la de Eduardo Benavente, Cazuza o Ian Curtis, a quienes la muerte los sorprendió en un momento importante de sus carreras. La de su agrupación Size si es comparable, entre varias por todo el mundo, con la de una banda bogotana como Hora Local. Ambas se convirtieron en artículos de culto para los melómanos y periodistas de sus respectivas épocas y ambientes. Illy Bleeding y sus compañeros fundaron Size en una época en la cual México vivía la represión contra el rock y se convirtieron en pioneros del postpunk, el synthpop y el punk mismo. Los comparo con Hora local debido a su noble abolengo pero rebelde actitud, su ruptura frente a lo vigente y la huella que dejaron en muchos que luego serían estrellas en la explosión del rock latino a principios de los noventa. El disco de Size ‘Nadie puede vivir con un monstruo’ no pudo salir en su momento debido a un pícaro que huyó con un dinero de la disquera. Fue reeditado en CD después. El máster de Hora Local fue tirado a la basura por un ejecutivo que consideró que no era importante y por eso la reedición en CD se tuvo que hacer a partir de un acetato en buen estado que Eduardo Arias, bajista, vocalista y locutor, guardaba.

El Director mexicano Mario Mendoza presentó su documental Nadie puede vivir con un monstruo’ en la muestra Alta Fidelidad en Bogotá. Esta pieza audiovisual empezó a realizarse en el 2006 y tras muchos ires y venires de Mendoza, residente en Monterrey, al DF, ahora está en proceso de convertirse en un DVD. Las 12 horas en bus que separan a las dos ciudades no fueron impedimento contra la determinación de su director. Es un documento narrado por las voces de sus protagonistas. Incluyendo a Illy, quien falleció en el 2010, 15 años después de la disolución de Size.

Size fue un grupo paralelo a Fat Gadget, Wire, Cabaret Voltaire y otras bandas emblemáticas del postpunk a finales de la década de los setentas. Se nutrió de los viajes de Illy, las reseñas de Walter Schmitd en la revista Sonido sobre el underground internacional, las vanguardistas guitarras y teclados de Carlos Robledo y el estilo Rockstar de Dean Stylette. Además abrió el camino para un nuevo sonido alejado del rock tradicional y sus convenciones.

Recomiendo ‘Nadie puede vivir con un monstruo’ para la gente curiosa por la música y sus raíces. Por el inmenso trabajo de Mario Mendoza recopilando imágenes de una época que igual que en la Colombia que le tocó a Hora Local ha desaparecido prácticamente de los archivos. Y sobre todo, por la nostalgia de tiempos que se han tratado de recuperar artificialmente para llenar los bolsillos de algunas personas. Luego de salir de la función reflexioné sobre la vida útil de los géneros, estos mueren y hay que darles santa sepultura. Siempre perviven los artistas que nos emocionan como músicos y personas. Esos son los verdaderos héroes de cada generación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s