Festival Internacional de cine de Barichara

Por Nadia González

Imagen tomada de Facebook.
Imagen tomada de Facebook.

Del 27 al 30 de junio se realizó la tercera versión del Festival Internacional de Cine de Barichara FICBA. Este texto nace de mi experiencia como espectadora que asiste por primera vez al Festival.

El primer objetivo del FICBA es el de reconocer y preservar el patrimonio cultural del municipio de Barichara. Las actividades más importantes del Festival se realizan en un espacio llamado ‘Ciudad Cine’, un conjunto de bodegas pertenecientes a la antigua Fábrica Colombiana de Tabaco. Al llegar al lugar, se intuye que será interesante observar las películas en estos espacios coloniales-industriales, sin embargo, aunque estas bodegas han sido recuperadas y restauradas especialmente para la ejecución del Festival, no se corresponden con lo que una proyección de calidad exige.

En términos de imagen, la exhibición de las películas cumplió con lo requerido, el mayor problema residió en el sonido, había mucho eco y en el caso de algunas cintas colombianas (que no tenían subtítulos en castellano, por obvias razones) fue prácticamente imposible entenderlas. Por otra parte, el sonido de cada proyección se filtraba en las demás salas, sin mencionar que allí mismo, en la Ciudad Cine, se instaló un lugar para el consumo de cerveza y el alto volumen de la música de este espacio no permitió una correcta apreciación de las películas programadas.

El segundo objetivo del Festival propone un fortalecimiento de la cultura audiovisual y de la formación de públicos. Por una parte, no se cumplió el horario de las proyecciones de acuerdo con lo publicado en la programación oficial y esto hizo que muchas personas al llegar a las bodegas nos sintiéramos completamente desubicadas. El desorden en el cronograma hacía pensar que la única actividad posible para matar el tiempo era beber cerveza en este lugar ubicado a cinco metros de las salas de proyección. Este consumo de alcohol dentro del área de exhibición propició el irrespeto por parte de algunos espectadores que salían y entraban durante la visualización de las películas.

Por otra parte, el tiempo proporcionado a los directores, productores y demás invitados para conversar con el público al final de cada proyección fue muy corto. Si bien es cierto que los organizadores y las personas de protocolo mostraron interés y preocupación por el bienestar de los invitados (transporte, alojamiento y demás), también cabe anotar que durante estos eventos se debería demostrar mayor deferencia hacia las películas colombianas y sus realizadores. Hacer una película en Colombia y más aun, exhibirla en salas de cine comercial es toda una proeza; hizo falta tiempo para estos espacios de diálogo en los cuales los autores pudieran comentar su experiencia y retroalimentar las inquietudes de los asistentes, que eran estudiantes de cine en su mayoría. Para muchos realizadores colombianos, ceñidos a dinámicas de distribución y exhibición poco flexibles que limitan la proyección comercial de sus películas a ciudades como Bogotá, Cali y Medellín, este tipo de Festivales es la única oportunidad que tienen de hacer llegar sus obras al público de las regiones y es una lástima que estos espacios de conversación se hubieran desperdiciado.

Una de las impresiones que deja este evento es que es necesario beber cantidades industriales de licor para poder interactuar con algunos invitados o con cualquier otro asistente al Festival y además, en espacios diferentes de los propuestos ya que en la Ciudad Cine durante los conversatorios, debido a los problemas de sonido o a la premura del tiempo, era difícil. Es preciso mencionar que se llevaron a cabo talleres y charlas en lugares alternos, aunque el ambiente de fiesta extrema que permeó el Festival hizo que gran parte de los asistentes no participaran en estas actividades, que se realizaron en horas de la mañana.

Por último, el tercer objetivo del FICBA es el de propiciar el desarrollo cultural de la región oriental. Los departamentos de Santanter y Norte de Santander se han caracterizado por su progreso industrial y la presencia de Universidades reconocidas por su rigor investigativo y su extensa producción de conocimiento. Esta región merece un festival de cine que esté a la altura de su tradición cultural y académica, que propicie momentos de exhibición, reflexión y debate respetuosos con los invitados y los asistentes. Es evidente que tanto el FICBA como el Festival Regional de Cine de Bucaramanga son certámenes nuevos, no obstante, para el caso puntual de Barichara, es imprescindible separar los espacios de diversión y entretenimiento, de los lugares destinados a la visualización de las películas y los conversatorios con sus autores.

A pesar de que el FICBA cuenta con antecedentes notables como la presencia de Víctor Gaviria y Fernando Trueba en su segunda edición, para algunos de los asistentes quedó un mal sabor de boca. Quedó la sensación de que asistir al FICBA consiste en preparar el hígado con días de antelación y la presencia de invitados tan importantes como el director finlandés J-P Passi, se vio opacada por la improvisación y la necesidad de ‘tapar’ las equivocaciones con fiestas electrónicas y licor.

Los espacios de exhibición y conversación sobre cine, ya sea colombiano o de otros países, no se pueden reducir a la rumba y lo fashion. Es bien sabido que detrás de estos eventos existen personas comprometidas con una intención de llevar películas y autores a lugares periféricos del país, lugares que buscan y merecen la posibilidad de discutir sobre el cine que se está haciendo. Pero también es cierto que la apreciación de estas obras y los espacios de charla con los autores requieren contextos apropiados, en los que tanto organizadores como espectadores adopten una postura seria que permita generar reflexiones tan pertinentes en estos tiempos en los que se habla de Industria. Los festivales de cine cumplen un papel fundamental, este es un llamado a título personal y una invitación a establecer prioridades. Barichara lo merece, los autores lo necesitan y los espectadores sabremos apreciarlo.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s