La Nave de cristal

Por Manuel Estévez

Ray Manzarek. Fotografía tomada de www.allvoices.com
Ray Manzarek. Fotografía tomada de http://www.allvoices.com

A mis 15 años recorría el centro de Bogotá buscando buenas películas en los viejos teatros de esa zona. Muchas veces no me dejaban entrar por ser menor de edad. Una vez en el desaparecido Teatro Bogotá, hoy adquirido por una universidad, logré mi entrar a pesar de la restricción. Era una película que contaba la historia de una banda de rock de los sesenta y su carismático cantante. Jamás había escuchado hablar de esta banda aunque si tenían película eran famosos. Como era costumbre en mi adolescencia estaba vestido de negro y al salir de la función me sentía como el protagonista de lo que acababa de ver. Ese día conocí a The Doors.

Ray Manzarek falleció en Alemania víctima de cáncer a sus 74 años. Murió acompañado de su esposa y sus hermanos. Manzarek se hizo famoso por su gran capacidad interpretativa que le permitía hacer las melodías y al mismo tiempo los bajos de la agrupación, por lo cual funcionaron sin bajista por mucho tiempo. Además fue un apoyo constante dentro de la banda para su amigo Jim Morrison cuyas ideas muchas veces no eran del todo bien recibidas por el resto de la banda.

Manzarek le daba identidad al sonido de The Doors sobretodo con sus largas improvisaciones en el escenario y el sonido particular de bajo que emulaba con su Fender Rhodes. Estaba muy influenciado por el blues, la música de cabaret y el jazz. Conoció a Morrison en las playas de California y formaron la banda cuando Ray invitó a su amigo Robby Krieger (guitarra), a quien conoció en una sesión de meditación, quién a su vez convocó al baterista John Densmore. The Doors lanzó dos trabajos más luego de la muerte de Jim Morrison en los cuales Manzarek se alternó las voces con Krieger. Pero decidieron terminar con la banda a comienzos de los setentas. Ray Manzarek hizo una carrera como solista y escritor, que fue muy bien recibida entre los seguidores más fanáticos de la agrupación, no así en el gran público. Publicó libros biográficos y de ficción y lanzó seis discos entre los que se cuentan The Golden Scarab (1973) y Ballads Before The Rain (2008). Posteriormente junto a sus excompañeros, especialmente Robby Krieger, realizaron varias giras alternando cantantes y haciendo un poco de banda tributo al trabajo previo bajo distintos nombres. Esta actividad tuvo que suspenderse tras una acción legal interpuesta por John Densmore y la familia de Morrison.

Recuerdo piezas inolvidables para mi gusto como Light My Fire con su toque latino, el poderoso bajo de Break On Through, la profunda Raiders On The Storm,  el soul de Touch Me y el delicado piano de Crystal Ship, una canción casi premonitoria a la muerte de Jim Morrison que suena al cementerio parisino de Pere Lachaise. La nave de cristal está viajando y Jim Morrison ahora tiene un compañero. Feliz viaje Ray.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s