Pescador, una reflexión más violenta que la violencia misma.

Por Manuel Estévez

Fotografías cortesía Contento Films

El director ecuatoriano Sebastián Cordero (Ratas, ratones, rateros) nos presenta su película ‘Pescador’, una coproducción Colombo Ecuatoriana. Se desarrolla en un pequeño pueblo de pescadores llamado ‘El Matal’ y cuenta la historia de ‘Blanquito, un pescador hijo de un romance entre un conocido político con una mujer humilde. Blanquito es objeto de las burlas de sus coterráneos ya que no logra adaptarse a su condición de pobre y le falta madera según muchos, pues vive obsesionado con su supuesto origen aristocrático y siendo honesto es perezoso. Una mañana encuentra un cargamento de coca arrojado por traficantes al mar, luego de un enfrentamiento a tiros con las autoridades, y decide embarcarse en la aventura del narcotráfico para buscar su padre y de paso darle un mejor futuro a su mamá, así que inicia un viaje a la ciudad de Guayaquil para lograr sus objetivos. Está basada en la crónica ‘Confesiones de un pescador de coca’ escrita por Juan Fernando Andrade y galardonada por el diario El Comercio y que cuenta la historia real de este hecho sucedida en 2006.

La película cuenta de forma muy limpia y con buen ritmo una historia donde siempre deja claro que el negocio de las drogas ilícitas es muy complicado. Lo que más me gustó es que lo hace sin hacer apología a la violencia y sin los ríos de sangre que acostumbran a correr en este tipo de producciones. La verdadera violencia es la social, la económica, la familiar y que hace que gente buena deba asumir estos tremendos riesgos por buscar un mejor porvenir. Social porque es evidente la diferencia de las clases sociales, económica porque muestra como la carestía y la dolarización afectan a la gente más pobre, en lo familiar se destaca la ruptura del núcleo esencial en dos casos específicos.

Su cinematografía tiene como novedad la utilización de una cámara Cannon de video para su grabación. En general el trabajo de iluminación y fotografía es el correcto, quizá en las escenas nocturnas la cámara se fuerza un poco, sobretodo en la playa. Su música es primordialmente salsa y tiene la acertada contribución de Sergio Mejía, fundador de la orquesta La 33, agrupación que Cordero conoció durante el cierre del Festival de Cine de Guadalajara, que junto a su banda interpretan varias canciones. La canción ‘Maestra vida’ de Rubén Blades suena al final de la película, excelente elección. Esta producción ha sido premiada en los festivales de cine de la Habana, Cartagena y Guadalajara.

Debo decir que es una película entretenida. Está bien contada y tiene ritmo. No cae en extremos incómodos o inapropiados. Es un retrato de la condición humana y lo que el dinero nos puede obligar a hacer. Esta es mi opinión sobre ‘Pescador’, espero la vean y se formen una propia.

Estreno en Colombia 8 de febrero

Fuentes

http://culturab.blogspot.com

Adjunto artículo de Cultura B, donde está la entrevista completa que hizo Juan Fernando Andrade, autor de ‘Confesiones de un pescador de coca’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s