Lincoln una buena película, más no una completa clase de historia

Por Manuel Estévez

Daniel Day-Lewis en su papel de Abrahan Lincoln. Fotografía tomada de www.altfg.com
Daniel Day-Lewis en su papel de Abrahan Lincoln. Fotografía tomada de http://www.altfg.com

Steven Spielberg (ET, Jurassic Park, entre otras) nos presenta su película ‘Lincoln’ un drama de época durante la guerra civil estadounidense. Abraham Lincoln (Daniel Day-Lewis), decimosexto presidente de Estados Unidos, se sube al “barco” de la emancipación de los esclavos y a comienzos de su segundo periodo presidencial decide apoyar la Enmienda 13, mientras busca la paz con los estados rebeldes del sur y lidia con su vida familiar.  En esta batalla lo acompañan su secretario William Seward (David Strathair), su esposa Mary (Sally Field), El Senador Thaddeus Stevens (Tommy Lee Jones) y William Bilbo (James Spader), un particular asistente. Enfrentando a los rivales del partido demócrata que se niegan a abolir la trata de personas por conveniencia económica.

Una producción impresionante en la parte actoral. Excelentes caracterizaciones no sólo de Lewis. Personalmente creo que es el mejor papel de Tommy Lee Jones y me impactó James Spader, lejos de  la pose del galán enigmático y aberrado que siempre ha representado. Un gran trabajo de maquillaje y caracterización al compararlos con los personajes reales con excepción de Preston Blair (Hal Holbrock) quien en la vida real parecía más un personaje de George Romero y en esta película se vio menos cadavérico. Gran diseño de fotografía muy acorde con lo que uno pensaría de esa época y de estas reuniones políticas. El eterno compositor John Williams (Star Wars, Tiburón, ET, entre muchas más) perfecto con su música marcial y de corte sentimental.

Me gusta mucho la forma como Spielberg muestra lo corrupta que es la política. En esa oportunidad algunos votaron por humanidad y otros a cambio de premios o puestos (mejores que los tamales que ofrecen nuestros políticos locales). La Enmienda 13 se aprobó a “chanchullo” limpio. Los demócratas hacían todo lo opuesto a lo que su nombre nos indicaría y eran los verdugos de los esclavos por tener intereses en plantaciones que quebrarían de tener que pagarles a sus empleados algo más que la comida y se justificaban con estrambóticas teorías raciales. El “maligno” partido republicano estaba lleno de humanistas en esa época.

Ahora vamos a la parte histórica. Me llamó la atención que el vicepresidente Johnson no aparece por ningún lado, de igual manera no se menciona a un cuarto hijo del Presidente. Gracias al periodista Angel Perea me enteré de la existencia de Frederick Douglas, esclavo fugitivo, abolicionista y figura importante en la vida de Lincoln. Fue el orador durante su sepelio y nunca es mencionado en esta historia. Douglas fue un esclavo al que su ama le enseñó a leer, luego alfabetizó a sus compañeros y huyó, viajando por Europa para regresar a Estados Unidos como un hombre libre. Angel amablemente me compartió el artículo para el NY Times de la autora Kate Masur, profesora de historia norteamericana y autora del libro ‘An Example for All the Land: Emancipation and the Struggle Over Equality in Washington, D.C’, carga lanza en ristre en su columna del NY Times contra Spielberg y lo que ella considera una película donde se menosprecia el papel de las personas de raza negra en esta guerra. Masur habla de dos personajes en particular: Elizabeth Keckley (Gloria Reuben) y William Slade (Stephen Henderson), sirvientes en la Casa Blanca de poca relevancia en esta narración. Keckley organizó donativos para ayudar a los esclavos que escapaban provenientes del sur y Slade fue un personaje que apoyó la igualdad, los derechos humanos siendo la cabeza visible de la Social, Civil and Statistical Association, además de ser el consejero de Lincoln durante sus habituales noches de insomnio. La profesora acusa también a los guionistas de usar un lenguaje inapropiado para la época, no retratar a la creciente población negra en Washington y mostrarlos como simples espectadores en su propia liberación. Por mi parte pienso que la película está incorrectamente titulada ya que mucha gente podría esperar que se tratara de la biografía de Lincoln y realmente está enfocada en la abolición y la guerra civil.

Luego de la aclaración histórica debo decir que la película me gustó. Siempre me han gustado estos temas. El saber cómo vivía la gente en otras épocas, cómo eran. Me gustó su cinematografía y me sorprendió su nivel actoral. Es larga, pero para mí estuvo perfecta en su ritmo. Esta es mi opinión de ‘Lincoln’, me gustaría conocer la de ustedes.

Fuentes

http://www.nytimes.com

Agradecimientos a Ángel Perea Escobar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s