El Jeremy que todos llevamos dentro, aniversario del Ten de Pearl Jam.

Por Manuel Estévez.

Pearl Jam. Fotografía de http://savareviews.blogspot.com

Claramente yo recuerdo, solitario, parado, como un pequeño sin hogar. Así se sentía Jeremy y así nos sentíamos muchos a comienzo de los años 90.  La ira interna era el denominador común, no fuimos una sociedad fácil, veníamos del punk y el metal que era lo único que nos llegaba en casetes o vinilos y que consumíamos en conciertos de salón comunal. La música alternativa fue la opción y Nirvana y Pixies se popularizaron rápidamente en los chapinerunos bares underground como Vértigo o TVG y los programas radiales de Héctor Buitrago o Andrés Guerrero.

Conocí al grueso de las bandas de Seattle gracias a dos casetes de VHS que trajeron amigos de EU. Recuerdo los videos de Outshine de Soundgarden, Angry Chair de Alice In Chains y especialmente Even Flow de Pearl Jam. “Esto no es un estudio de TV, apaguen las luces, es un puto concierto de rock, ahora todos levántense” vociferaba Eddie Vedder con la misma ira que yo mismo tenía adentro. Meses después, en un concierto, haciendo mis primeros pinitos como cantante salté y me colgué de una reja la cual cedió y me tuve que bajar, pero lo había hecho, había imitado a Vedder y su historia de un vagabundo que sufre ataques de elevación.

Luego de Even Flow, escuché Alive, la cual relacioné con mis propios problemas familiares, contaba la historia del padre de Eddie, la había compuesto sin conocer a sus compañeros de banda, cosas de surfistas, grabaron un demo en Seattle que fue complementado con letras compuestas por Eddie, un chico de California, presentado por un amigo en común. Vedder viajó a Seattle y la banda arrancó. Cómo se ve en el documental Pearl Jam 20, era un chico introvertido que una vez molesto por un fan empezó a gritar y logro sacar su voz interior y desarrollar un estilo propio como vocalista. El sólo de guitarra de Mike MCcready, muy influenciado en Jimi Hendrix, fue declarado el segundo mejor del año, detrás del de Symphony of Destruction de Marty Friedman con Megadeth.

El éxito comercial vino con Jeremy, un homenaje a un chico que se suicida delante de sus compañeros de colegio. Un acercamiento a su mundo y la anatomía del acto que cometió. Los aullidos de Eddie en la parte climática de la canción, el trabajo de Jeff Ament en el bajo y la forma en que penetró en nuestra cultura la convirtió en un himno de los noventa.

El genio creador de Stone Gossard, guitarrista de la banda, le permitió musicalizar casi todo el disco Ten, con el aporte de sus compañeros. Once, es un salvaje y descontrolado rock; Black, es una oscura y melancólica pieza; Porch, se acerca al Punk y a su rebeldía contra la sociedad; Oceans, una canción suave sobre las olas del mar y sus ires y venires; Why go Home? Es un furioso reclamo; Garden, densa y reflexiva;  Deep, y sus guitarra muy Pink Floyd; finalmente Release cierra el disco con toda la belleza que se puede cerrar una obra de arte.

El disco Ten de Pearl Jam salió a la par que el Nevermind de Nirvana y algunas personas trataron de enfrentar a las bandas, pero su amistad fue superior a los egos y cada uno siguió un camino exitoso paralelo.  El disco fue lanzado hoy hace 21 años, el 27 de agosto de 1991 por Epic Records y fue producido por Rick Parashar y la banda. Sin la menor expectativa de lo que iba a suceder con este disco intimo, oscuro, furioso y que dos décadas después nos sigue conmoviendo a quien alguna vez creímos llevar un Jeremy adentro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s